Posteado por: muchomasqueunviaje | diciembre 12, 2010

Santa Catarina e Rio de Janeiro

En Punta del Diablo conocimos a Chema, un alicantino de viaje por América del Sur, que nos ofreció ir con él hasta Porto Alegre en su coche y compartir gastos, así que con él y junto a Rafa y Juan nos dirigimos rumbo a Brasil. En Porto Alegre nos despedimos de Chema y tomamos un autobús hacia Florianopolis en busca de las fabulosas playas brasileñas.

Florianopolis se encuentra en la Isla de Santa Catarina que está unida al continente por un puente y tiene un tamaño similar al de Ibiza. En sus bonitas costas hay unas cuarenta playas de arena blanca y fina, como Azores, Matadeira, Mozambique, Campeche, Joaquina, los Ingleses, Canasvieiras y Jureré. Las tres primeras noches estuvimos en el sur de la isla, que es más tranquilo, quizás demasiado si el tiempo no acompaña como nos pasó a nosotros. En busca de algo más de actividad alquilamos un coche y nos fuimos al norte de la isla, a la localidad de Canasvieiras. Allí pasamos 2 noches en la muy agradable posada de la Beija Flor (www.pousadadobeijaflor.com), regentada por Ana y Rubén, una simpática pareja de argentinos, con los que conversamos mucho sobre viajes. El tiempo nos dio algo de tregua un par de mañanas que aprovechamos para tostarnos al sol y disfrutar de las espectaculares playas. Desde Floripa, como la conocen aquí, tomamos un autobús que en 18 horitas nos dejó en la antigua capital del país, la mítica Río de Janeiro.

Vista desde lo alto del Pan de Azúcar la sensual ciudad de Río, con sus famosas playas (Flamengo, Botafogo, Copacabana, Ipanema y Lebón), la bonita bahía de Guanabara y rodeada de verdes montañas, es probablemente una de las ciudades más bonitas del mundo. Cuando la conoces un poco más, sale a la luz una realidad no tan bonita, como la de las innumerables favelas, la suciedad de la ciudad y de sus playas y la inseguridad. Nosotros, afortunadamente, el único problema que sufrimos fueron los conductores de autobús, auténticos kamikazes.

En Río nos hemos alojado en el barrio de Santa Teresa, la zona colonial de la ciudad situada en lo alto de una colina a la que se accede mediante un desvencijado tranvía. Es un agradable barrio de bonitas casas, calles adoquinadas, espectaculares vistas y un aire bohemio.

Desde aquí fuimos a visitar el centro y Lapa donde se encuentran bonitos edificios históricos y la escalera de Selarón, el bonito barrio de Urca a los pies del Pan de Azúcar, el Jardín botánico y la Laguna de Rodrigo de Freitas y los animados barrios de Copacabana, Ipanema y Lebón con sus populares playas.

Una noche quedamos con Juan y Rafa y salimos a conocer un poquito la noche de Río. Tomamos unas cervezas en el bar la Garota de Ipanema, donde se compuso la famosa canción y nos fuimos hasta Lapa donde hay numerosos clubes de Samba. Algo despistados, tras deambular un poco, nos metimos en un pequeño local donde tocaban algo parecido a la samba o eso creemos y bailaban algunas parejas. Cuando la música terminó, aparecieron tres tambores, se abrió un corro y un tipo vestido de negro y con un bastón tomó el micrófono y comenzó a recitar canciones de sonidos que a nosotros nos parecían africanos, que los demás repetían y acompañaban con palmas. En el centro del corro comenzó a bailar una pareja que se alejaban y acercaban a ritmo de los tambores. Ella vestía una falda larga que hacía girar mientas se movía. Poco después un chico se aproximó a los tambores y tras hacerlos una reverencia relevó al que bailaba tras un breve saludo. Lo mismo ocurrió con la chica y continuó una sucesión de bailarines siguiendo el mismo ritual durante las 2 horas que estuvimos allí. Desconocemos si aquel baile tiene algún nombre específico, sólo recordamos que a nosotros nos pareció espectacular y muy auténtico.

En los cuatro días que pasamos en Río, no pudimos visitar el legendario estadio de Maracaná que está en obras, ni subimos hasta el Corcovado que estuvo casi completamente cubierto de nubes, así que nos vamos de esta ciudad sin haber visitado uno de sus principales iconos, la estatua del Cristo Redentor. No nos va a quedar otro remedio que volver.


Responses

  1. Ultimo post?? que pasada!!!!!!!!que guapos y morenos seguis!! aqui os esperando contando segundos….Que chulo el vestido blanco!!! Por aqui todo el mundo habla de vuestra llegada. Buen viaje de vuelta a España! Un besoooo muy fuerte a los 2. Ana Valls

  2. Olha que coisa mais linda, mais cheia de graça

    É ela a menina que vem e que passa

    Num doce balanço caminho do mar.
    Moça do corpo dourado, do sol de Ipanema

    O seu balançado é mais que um poema

    É a coisa mais linda que eu já vi passar.

    —————————

    En cinco días ya estáis aquí:

    Saporosky!!!

  3. Ahora si. VECINOOOOOOOOOOOO!!!
    Luego os mando un email, firmamos el alquiler el jueves y hoy estamos de mudanza. QUé estres qué nervios, pero que ciudad más bonita!🙂
    Besos
    Bicos

  4. ana que guapa te he visto con tu v estido, ya veís que en rio te sube l moral, siempre dije que era mi ciudad y eso que lo conocí en el año 75.tengo muchas ganas de volver veros. solo faltan 4 días. besos. mamá


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: